Opinarg

Sadaic baja el arancel de los recitales por streaming


11 de julio de 2020

Compartir esta nota en

En lugar del 12% estipulado pasarán a abonar un 9% sobre los ingresos.

Los conciertos por streaming se han popularizado durante la cuarentena

Los conciertos por streaming se han popularizado durante la cuarentena

La Sociedad que nuclea a Autores y Compositores de Música de la Argentina (Sadaic) anunciará en los próximos días una “fórmula tarifaria reducida” con una merma del 25% para los recitales por streaming que vendan entradas o tengan auspiciante y que pasarán a abonar un 9% sobre los ingresos, en lugar del 12% estipulado.

La decisión de la entidad de gestión de derechos de los autores musicales sobre las tarifas para streaming “se extenderá durante el tiempo que duren las restricciones sanitarias y esta emergencia”, informó Guillermo Ocampo, director general de Sadaic.

El director de la Sociedad especificó que “el streaming puede tener distintas formas de financiamiento y cobraríamos solamente un 9%, lo que significa un 25% de descuento en tiempo de crisis”.

La decisión que Sadaic hará efectiva la semana venidera implica un gesto tras la polémica desatada en mayo pasado cuando se hizo pública una vieja resolución acerca de la modalidad de pago de los espectáculos musicales por streaming.

Pero el comunicado de la vigencia de esa norma en momentos en los que los músicos vislumbraban a los shows en línea como la única posibilidad de ingresos puso en alerta, sobre todo, a managers, productores y artistas independientes.

El músico y capacitador en marketing dentro de Sadaic Gustavo Machado atribuyó el revuelo a que “las sociedades de gestión confunden informar con comunicar y a veces comunican muy mal, ya que el cobro de aranceles por streaming ya existía hace años”.

“El mismo problema para dar a conocer esa normativa sucedió en entidades similares a Sadaic que funcionan en Colombia y en México. Pero lo cierto es que cuando comunicás mal mucha gente (aprovechando la confusión) quiere quedarse con un negocio de 3.000 millones de pesos por año”, reflexionó Machado.

Desde la conducción de la entidad, su Secretario Facundo Saravia reforzó la idea sobre el malentendido y en diálogo con Télam apuntó que “Sadaic no tiene una imagen muy simpática, tal vez porque se lo llama equivocadamente impuesto a algo que es un derecho legítimo de los autores y compositores”.

En medio de aquellos cuestionamientos, el artista Pedro Aznar comentó: “No estoy al tanto de cómo se va a implementar lo del cobro de streaming pero no me parece mal porque es un modo de proteger el patrimonio de los autores y de que haya una forma de devolución para los compositores”.

“Ocurre -abundó Aznar a esta agencia- que los que actuamos en vivo tenemos una fuente de recursos ahora paralizada, pero en el caso de los autores no tienen manera de ser resarcidos por su trabajo y de este modo Sadaic garantiza que esa gente tenga su ingreso cumpliendo así una función absolutamente vital”.

El nuevo cuadro tarifario de Sadaic para los recitales virtuales monetizados se concretará en un contexto en el que la propia entidad padece los embates de la crisis por la pandemia de coronavirus.

Capaz de poner en números esa situación, el Director General Ocampo detalló que “la caída de ingresos va a ser del 40%, tal vez más porque el impacto de la crisis tiene influencia sobre los espectáculos públicos”.

“Tenemos dimensionada la afectación de ingresos de Sadaic -explicó- no solamente por los recitales que son el ingreso más importante sino por otras actividades que utilizan música como por ejemplo los restaurantes y otros lugares de circulación de personas”.

En ese marco, Ocampo indicó que desde Sadaic presentaron “solicitudes al Poder Ejecutivo para alguna reducción de la carga impositiva para el sector, ya que tanto los autores y compositores como los intérpretes están afectados por una crisis que alcanza a todos”.

También en esta situación inédita Sadaic puso a disposición la modalidad de trámites a través del correo electrónico que hasta ahora eran presenciales, como el censo de intérpretes para poder pasar planillas de futuras actuaciones, el registro de obras nuevas y el procedimiento para asociarse mientras se prepara una modernización de su página web.

“Con esta situación, a las sociedades de gestión en general les cayó un balde de agua fría porque funcionaban todavía con la presencialidad, el trámite físico tangible y ahora no quedó otra. Yo diría que en el caso de Sadaic lo asimilaron y se avanzó un montón en este tiempo tan singular”, resaltó Machado.

Fuente: Télam

Compartir esta nota en