Opinarg

El tiempo - Tutiempo.net

Escándalo, discusiones y una eliminación para la historia


21 de julio de 2021

Compartir esta nota en

Boca perdió con Atlético Mineiro por penales pero la nota se la llevan los episodios post partido: peleas con dirigentes y personal de seguridad brasileños y un plantel demorado en una comisaría de Belo Horizonte.

El fútbol quedó en un segundo o tercer plano después de la noche en Belo Horizonte, en la que Boca quedó eliminado por penales ante Atletico Mineiro, después de igualar 0 a 0 en los 90 minutos. Al Xeneize nuevamente le anularon un gol por una posición adelantada que incluso con el VAR es discutida y fue el desencadenante de un malestar generalizado que terminó explotando en los vestuarios.

La jugada

El partido no era bueno. Muchas faltas, más peleas que situaciones de riesgo y mucha fricción. A los 16 minutos del complemento, un centro desde la izquierda de Sebastián Villa al corazón del área local contó con el error del arquero Everson que dejó la pelota picando y Weigandt definió con el arco vacío para poner en ventaja a Boca. Tras los festejos el árbitro Ostojich esperaba la confirmación del VAR, debido a una posible falta del lateral xeneize pero lo que encontraron los asistentes con las cámaras fue que una punta de la rodilla del Pulpo González estaba adelantada y llamaron al referí uruguayo para que determine si había participado de la jugada. Finalmente, Ostojich decidió anular el gol después de 7 minutos de revisión y discusiones al borde de la cancha. Ni la posición adelantada ni la participación de González quedaron claras.

La definición

Boca consiguió superar la bronca y disputar la media hora restante en la que Mineiro apenas llegó una vez al arco de Rossi sin mayor peligro. En los penales, fallaron mucho: Villa quiso asegurar y definió suave al medio, pero Everson adivinó y detuvo el penal fácil; Rolón pateó bien y cruzado pero nuevamente el arquero brasileño tuvo una gran respuesta y cuando Izquierdoz podía igualar la serie (después de los fallos de Hulk y Hyoran) remató por encima del travesaño. El propio arquero de Mineiro definió la serie y confirmó el pase a cuartos de final.

El escándalo

Finalizada la definición la situación parecía superada: los técnicos se saludaron y mientras los jugadores de Mineiro festejaban los de Boca volvían al vestuario. Allí la situación se descontroló y las versiones se cruzan. Los dirigentes de Boca acusan al presidente de Mineiro de haber cargado a los jugadores, algo que se ve en videos e incluso les revolea una botella de agua. Desde el club brasileño dicen que la seguridad actuó cuando parte de la delegación argentina se dirigió al vestuario de los árbitros.

Las imágenes de seguridad del estadio más videos caseros filmados de quienes estaban en la zona muestran como jugadores, cuerpo técnico y algunos dirigentes pelean con miembros de la seguridad y luego con la policía brasileña. Las escenas son fuertes por el nivel de descontrol: Somoza revoleando una valla de contención, Marcos Rojo llamando a pelear con un matafuego en la mano; Cascini e Izquierdoz a puño limpio contra cualquiera que pasara por la zona.

La policía abrió causas a nueve miembros de la delegación, pero por decisión de Russo todos los integrantes se quedaron en Brasil hasta que terminaron las declaraciones judiciales, en total fueron más de 11 horas en la puerta de la comisaría con los jugadores dentro de los micros para no romper la burbuja sanitaria y con la asistencia de la Embajada argentina en Brasil y el consulado en Belo Horizonte.

La eliminación quedará para ser analizada una vez que el plantel pueda volver a Buenos Aires, acomodarse nuevamente al ritmo del fútbol local y superar cualquier trastorno y bronca que pueda generar este conflicto.

Compartir esta nota en