Opinarg

Trump, en sus horas más bajas tras la declaración de Cohen y la condena a Manafort


22 de agosto de 2018

El mismo día en que su antiguo abogado personal le ha implicado en un crimen, su ex jefe de campaña se ha convertido en un delincuente convicto

Click en la foto para ver galería

Donald Trump está viviendo las que pueden ser sus horas más bajas desde que llegó a la presidencia. El mismo día en que su antiguo abogado personal, Michael Cohen, le ha implicado en un crimen, su ex jefe de campaña Paul Manafort se ha convertido en un delincuente convicto.

El ex abogado de Trump, Michael Cohen, se declaró ayer martes culpable de los cargos de financiación ilegal de una campaña electoral por el dinero que le pagó a la actriz porno Stormy Daniels y a la ex modelo de Playboy Karen McDougal, un dinero que, asegura, fue entregado a petición de Trump. Momentos después de que los cargos fueran leídos en un tribunal de Manhattan, el ex presidente de su campaña presidencial, Paul Manafort, era declarado culpable de ocho cargos de fraude fiscal y bancario, lo que ha impulsado la investigación sobre la trama rusa que lidera el fiscal especial Robert Mueller.

Desde que llegara a la Casa Blanca, Trump nunca ha estado en una posición de peligro político y legal de tal magnitud. Aunque las ramificaciones legales todavía tardarán en desarrollarse, el daño político ya se está sintiendo, y los demócratas no han tardado en aprovecharlo. “La Casa Blanca se parece cada vez más a una empresa criminal tras las condenas de hoy”, ha afirmado el senador demócrata Richard Blumenthal en un comunicado.

Un presidente que ganó las elecciones, en parte, al calificar a su oponente, Hillary Clinton, de criminal, ahora ha visto como tres de sus más cercanos colaboradores se enfrentan a graves problemas legales, incluido su exasesor nacional de seguridad, Michael Flynn.

 

Desde que llegara a la Casa Blanca, Trump nunca ha estado en una posición de peligro político y legal de tal magnitud

El abogado de Cohen, Lanny Davis, aseguró que su cliente tomó el paso para proteger a su familia y para cumplir con su reciente promesa de decir la verdad sobre Trump. “Hoy se puso en pie y testificó bajo juramento que Donald Trump le dirigió para cometer un crimen pagando a dos mujeres con el objetivo principal de influir una elección. Si esos pagos fueron un delito para Michael Cohen, ¿entonces por qué no sería un delito para Donald Trump?”, se preguntó Davis en un comunicado.

Posteriormente, en una entrevista en la cadena MSNBC, Davis afirmó que su cliente su tiene conocimiento sobre ciertos temas que “deberían ser de interés” para el fiscal especial Robert Mueller, que está investigando la posible interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016. El letrado afirmó que Cohen está “dispuesto a contarle al fiscal especial todo lo que sabe”.

Por el momento, Trump ha tratado de hacer caso omiso a la gigantesca crisis que se le viene encima. Su abogado, el ex alcalde de Nueva York Rudy Giuliani, ha afirmado que el acuerdo de Cohen no estaba relacionado con Trump. “No hay alegaciones de ningún delito contra el presidente en los cargos del gobierno contra el señor Cohen”, ha asegurado en un comunicado. “Está claro que, como señaló el fiscal, las acciones del señor Cohen reflejan un patrón de mentiras y deshonestidad durante un período significativo de tiempo”.

Esto contradice la versión del abogado Michael Cohen que ha asegurado textualmente que Trump lo alentó a “cometer un crimen”. Cohen no nombró al mandatario durante su juicio, refiriéndose en cambio a un “candidato” que lo alentó a realizar los pagos ilegales. Cohen ha estado bajo investigación al menos desde el mes de abril, cuando el FBI allanó su casa y su oficina.

Los demócratas aprovecharon inmediatamente las noticias para atacar al presidente, mientras esperan a las elecciones legislativas de noviembre para recuperar al menos una de las dos cámaras del Congreso. Además, el caso ha llevado a una serie de republicanos a afirmar que estos acontecimientos marcan un punto de inflexión significativo para Trump.

”Es un gran día, es un mal día”, ha afirmado John Dean, ex consejero de la Casa Blanca para Richard Nixon, sobre las implicaciones del caso Cohen sobre Trump y su presidencia. “Creo que hoy hemos establecido que tenemos un presidente criminal, y eso es histórico”.

 

“Creo que hoy hemos establecido que tenemos un presidente criminal, y eso es histórico”

John Dean Exconsejero de Nixon

Según la agencia Bloomberg, el presidente siguió ambos casos a bordo del Air Force One. Dos personas familiarizadas con el caso describieron al mandatario como sombrío pero calmado y agregaron que no dijo nada crítico sobre Cohen o Manafort. Un asistente dijo que Trump está bregado en la batalla y que sabe cómo lidiar con el estrés extremo.

En el momento de la noticia, viajaba con el congresista Alex Mooney y la senadora Shelley Moore Capito, ambos de Virginia Occidental, y el senador Cory Gardner, de Colorado, que lo distrajeron con una conversación sobre temas legislativos, agrega la fuente de Bloomberg.

”Hoy ha quedado claro que las elecciones de noviembre serán un referéndum sobre un juicio político”, ha dicho Steve Bannon, ex estratega jefe de Trump, que llamó a sus seguidores a apoyar al presidente. 

Si Trump hubiera sabido de los pagos de Cohen y se demuestra que fueron ilegal, el mandatario podría ser acusado de violar las leyes electorales por aceptar pagos ilegales y no revelarlos, según Paul S. Ryan, un abogado de finanzas del grupo Common Cause. Las pautas actuales del Departamento de Justicia establecen que un presidente en ejercicio no puede ser acusado formalmente, y que cualquier irregularidad debe ser remitida al Congreso para un proceso de destitución. 

 

Tras haberlo negado, Trump admitió en mayo que reembolsó a Cohen los130.000 dólares que dió a Stormy Daniels, aunque negó que la transacción tuviera que ver con la campaña

Tras negar que conocía los pagos, Trump admitió en mayo que reembolsó a Cohen un pago de 130.000 dólares realizado la víspera de las elecciones a Stormy Daniels, aunque negó que la transacción tuviera algo que ver con la campaña o los fondos de la campaña. Trump también aparece en una grabación de 2016 hecha por Cohen que parece mostrar que el entonces candidato estaba informado sobre los pagos.

Casi al mismo tiempo que la declaración de Cohen, un tribunal de Virginia declaraba a Paul Manafort culpable de cinco cargos de fraude fiscal, un cargo por no presentar un documento financiero ante el gobierno y dos cargos de fraude bancario. El jurado no pudo tomar una decisión unánime sobre los otros 10 cargos. El ex jefe de campaña de Trump ha sido acusado de mentirle a las autoridades fiscales sobre sus ingresos y cuentas fiscales en el extranjero, de no presentar informes sobre esas cuentas y de defraudar a los bancos para obtener préstamos.

El caso ha sido el primero presentado por Mueller para ir a juicio y da peso a su investigación. Mueller, que está investigando la interferencia rusa en las elecciones de 2016, ha acusado a 32 personas y logrado cinco declaraciones de culpabilidad.

Sobre este caso en concreto, Trump aseguró el martes que se trata de “una cacería de brujas”. “Esto no tiene nada que ver con lo que empezaron a buscar: los rusos involucrados en nuestra campaña. No hubo ninguno”, ha reiterado. Hasta la fecha, el presidente se ha negado a responder preguntas sobre Cohen.

 

“Es una cacería de brujas”

Compartir esta nota en